Recuerdos

Mi abuelo me despertó muy temprano ese domingo. Debe haber sido en abril de 2004 mas o menos. Había una filmación de una mini serie de Univisión en el Zócalo. Él siempre me despertaba temprano para ir al kinder, luego a la escuela, luego para ir a la universidad, luego para ir a trabajar…  Hasta me despertaron de madrugada para avisarme que se había muerto ese viernes que se nos fue. Cuando te dicen suavecito y entre lágrimas:  “ya no está con nosotros”.

Siempre me tenía despierta a tiempo en días hábiles, literalmente, hasta en el día que se murió.

Pero ese domingo era especial. Como periodista  uno no tiene horario nunca.

Era… Bruno Bichir quien interpretaría a Emiliano Zapata. Por él me habían enviado a ver el rodaje.

Mi abuelo me preguntaba que en qué punto del Zócalo podía dejarme y también si quería que volviera por mí. El punto daba lo mismo: todo estaba rodeado de escenarios sobre puestos, cuerdas, luces, actores, caballos. El Zócalo había sido invadido.

Recuerdo que esa nota se publicó con llamado en portada en el diario Milenio. Recuerdo que tenía algo asi como 18 años y sentí que había logrado algo espectacular: publicar en un medio nacional “algo”, mientras estaba estudiando mi carrera de periodismo.

Le conté a mi abuelo y le mostré la hazaña. Él se sintió parte de ella. Como en cada cosa que yo hacía y le mostraba mi gratitud con felicidad, compartiendo con él todo lo podía, siempre y cuando no alterara de más su cuerpo cansado.

Como cuando terminé la carrera, cuando me titulé, cuando gané un torneo de gimnasia, cuando me entregaron dos que tres premios en la UNAM por ser buena alumna. A uno no llegó porque tenía que caminar medio CU para lograrlo y no pudo. Me dio tristeza, llegué sólo con mi mamá a la ceremonia, pero salí y le mostré la hazaña, una vez más.

Ayer me acordé de esa primera nota que publiqué como periodista, por la que no me pagaron porque yo era una asistente de redacción en aprendizaje. Era como un favor, como suelen hacerte sentir cuando eres pequeño y estás aprendiendo. Pero no importa. Él fue parte de ella, como toda mi vida. Y me acordé y se me salió una lágrima.

Gracias por siempre empujarme para seguir adelante, sea al levantarme de madrugada con tus canciones sin ritmo, sea con tus aventones en el taxi a donde fuera que tuviera que llegar, con tu confianza cuando me dijiste que dejara mis papeles en el diario Reforma… cuando lloraste porque me fui a vivir sola, pero ahí, de todas formas, seguiste estando, tocando el claxon lo suficientemente fuerte todas las mañanas para despertarme, como siempre. Despertarme a la vida.

Nadie como tú. Siempre vivirás conmigo hasta que te alcance un buen día.

Te quiero abuelo.

Acerca de Leslie Aguirre

Periodista. Amo los arándanos. Y cantar. Y el teatro... No concibo la vida en soledad, pero la soledad es determinante para una vida plena.
Esta entrada fue publicada en Vida y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Recuerdos

  1. Bárbara dijo:

    I Love It!!!!!!!! =) Lo leo y lo leo, creo que sabes que compartimos algunos sentimientos con este tema. Yo también recuerdo que un día que salimos a pasear no me dejaste llevarme la sección de Cancha del periódico que compraste porque era LA SECCIÓN DE MACHELO!… así que me quedé con las ganas de leerlo en el metro jaja TQM Gusi

  2. Leslie Aguirre dijo:

    Compartimos muchos sentimientos, gusi, gracias a Dios que nos topamos en este camino de la vida. Y ya sabes que siempre estaré contigo. Te quiero🙂

  3. Enrique Chimal dijo:

    Que lindo post y gran persona tu abuelito lo recuerdo bien

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s