El Monstruo de la V Vergara

Es así como llaman al público del Festival de Viña del Mar, donde anualmente acuden cantantes de varios países a concursar, usualmente en géneros originarios de sus naciones -como jazz o rock-, o bien, folclóricos.

Pero más allá de eso, a mi me llama la atención el Monstruo al que todos temen. La gente abuchea al que no le gusta y lo baja con silbidos, gritos y cosas crueles que ningún artista quisiera pasar.

Los medios extranjeros califican a este fenómeno como “público chileno exigente” y es ahí donde yo difiero. El año pasado, cuando ya estaba yo en Chile, vi el Festival y la primera noche la inauguró nada más y nada menos que Don Joan Manuel Serrat.

No tengo que presentarlo. Y los señores del público que fueron a la apertura, pidieron a Serrat que se bajara del escenario. Él siguió, por respeto al contrato -obviamente les pagan por estar ahí- y la gente se comportó grasamente.

Eso no me parece de un público exigente ni conocedor, sino ignorante.

La noche del martes, la segunda del Festival,  triunfó el reaggeton. También se presentaron Anahí y Reik . Por cierto, ninguno de los tres estilos es de mi agrado.

El reaggeton atrae a cierto tipo de personas que, como los intérpretes de este singular género boricua, creen que son únicos y que no hay nadie más en el mundo. Un ejemplo son aquellos que van en el metro con el celular a todo volumen escuchando su canción reaggetonera favorita del momento, sin importar si al lado hay gente a la que no le interesa escuchar lo mismo que a él/ella.

No es que quiera defender a Anahí de lo mal que actuó, hecho que ya todos los medios dieron cuenta en su momento, pero no creo que los seguidores de “Don Omar” sean los mismos que se inspiraran con las canciones de Rebelde.

Entonces, los chilenos lo llaman bien. Ese público es un Monstruo del que hay que cuidarse, pero no por sus exquisiteses de grandes conocedores, sino porque van a buscar lo que quieren.

A un público así hay que darle un espectáculo de su nivel.

Acerca de Leslie Aguirre

Periodista. Amo los arándanos. Y cantar. Y el teatro... No concibo la vida en soledad, pero la soledad es determinante para una vida plena.
Esta entrada fue publicada en Personas y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s