“Terremoto Bicentenario” 27 de febrero de 2010, Chile

¿Cómo carajos uno se prepara para un terremoto?

Uno de 8,8 grados Richter, que te deja la sensación de que será la última noche de tu vida, que te hace pensar que no volverás a escribir nada, que sólo te hace decir “no se detiene, es que no se detiene”, que hace que el corazón estalle de lo rápido que late, que hace que los vecinos por primera vez se saluden, que hace que tus cosas se caigan y te importe nada mas que las personas que amas.

Hasta el momento, la Oficina Nacional de Emergencias lleva un total de 711 muertos, la mayoría de ellos en las regiones del Bío Bío y el Maule, que fueron declaradas zonas de catástrofe. Esta cifra puede aumentar en cualquier momento, así como la de que hay 2 millones de damnificados.

En la mayoría de las zonas de Santiago no hubo derrumbes y las construcciones sufrieron algunos daños internos. Chile sabe que está en una de las zonas sísmicas más latentes de la tierra y por eso preparó bien… pero a ciertas zonas.

La devastación de las regiones del Bío Bío y el Maule son indescriptibles. La gente de las ciudades de esas zonas, salieron el domingo a saquear los supermercados para buscar comida, ante el miedo de que la ayuda no llegara a tiempo. Y no ha llegado. Tuvieron razón en servirse por su propia mano.

La presidenta Michelle Bachelet el día del terremoto desestimó la alerta de Tsunami en Chile y horas después una enorme ola mató a varias personas en la ciudad de Constitución, donde los escombros del terremoto fueron removidos por el maremoto. Una pesadilla de verdad.

En esas zonas de Chile -al sur de Santiago, al menos unos 500 kilómetros-No tienen agua, tampoco luz ni teléfono. Temían que la comida escaseara ante tales circunstancias. Se cayeron varios edificios con familias enteras dentro y no ha habido movimiento todavía para rescatar a todos con más velocidad. Las personas tomaron la justicia por su propia mano ante el abandono que sintieron por parte de las autoridades.

La reacción de la gente fue comprensible. La del gobierno, no. Por lo que varias redes sociales dicen, han reaccionado con lentitud. Hasta el domingo en la tarde, el gobierno desplegó las tropas militares… pero aún así la ayuda no se siente en esas regiones.

Fue como que el gobierno chileno se quedara pasmado ante los hechos impactantes, ante semejante terremoto. La reacción del gobierno fue humana, no de gobierno. El fin de semana la cobertura estuvo llena de lamentos y quejas de vecinos que se repetían a la n potencia, lo mismo vivía una familia que la otra, es el mismo drama.

Desde todas partes, los chilenos se manifiestan en Twitter y Facebook que han sido los más eficientes para saber si alguien de sus seres queridos está bien, estas herramientas resultaron más democráticas que cualquier otra fuente de información. Los medios muestran el drama, pero ninguna solución. Porque no la hay todavía. Una estrategia, nada, fue como que los agarraron “en curva”.

El gobierno chileno se negó a recibir ayuda internacional de inmediato. Como si hubieran querido salir solos del bache, que todos viéramos que no sólo son poderosos económicamente sino también para dar respuesta a su gente. Eso creo yo, pero han fallado. Por que la respuesta es precisamente la humildad de aceptar que este país por sí solo no podrá contener las consecuencias del terremoto de 8,8 grados en escala Richter que sacudió varias zonas de Chile durante un minuto y medio este sábado 27 de febrero de 2010 a las 3:35 horas.

Hasta este lunes 29, más de 48 horas después, decidieron dar el sí a la ayuda internacional.

Incluso México salió criticado ante una reacción que tuvo en 1985 en el terremoto de septiembre 19 de ese año. Un periodista del Diario Financiero de Chile dijo a la cadena CNN Chile que México ese año se había negado pagar la deuda externa a Washington poniendo de pretexto el terremoto que cobró la vida de 40 mil personas en el DF al menos, mientras que Chile, que ese mismo año sufrió un terremoto similar pero el 3 de marzo, con todo y todo “pagamos la deuda”. Cito al periodista del Diario Financiero “Chile demostró ser un país confiable en términos fiscales porque nosotros sí pagamos”. Felicidades señor periodista, pero ¿y la gente?.

Los medios chilenos han desplegado un centenar de periodistas a lo largo del país, están atentos, están realizando enlaces continuos desde los lugares más críticos y mientras pasan las horas, la ayuda sigue sin llegar. Es como que los medios sin quererlo de verdad estuvieran dando cuenta de lo pésimo que ha reaccionado el Sistema de Protección Civil de Chile, el ejército, dejó al descubierto la falta de un plan de contingencia. Se conformaron con hacer construcciones fuertes. La gente de mi edificio, chilenos en su mayoría, jamás habían realizado un simulacro en su vida.

Saqueos  a supermercados siguen: gente que roba comida, otros electrodomésticos (aprovechando el viaje), centenares de familias llorando porque no saben si van a tener otra vez una casa, o si volverán a ver a sus seres queridos. No agua, no luz. Un toque de queda para “resguardar” la zona afectada. Pero nada, todavía no sabemos nada de cuándo la cosa va a tomar forma, es decir: Cuándo llegan los hospitales de ayuda, las carpas de ayuda, la comida, el agua potable, cuándo se atenderán heridos y cuándo se iniciarán los rescates masivos de personas en los escombros.

Seguiremos informando.

Acerca de Leslie Aguirre

Periodista. Amo los arándanos. Y cantar. Y el teatro... No concibo la vida en soledad, pero la soledad es determinante para una vida plena.
Esta entrada fue publicada en Vida y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a “Terremoto Bicentenario” 27 de febrero de 2010, Chile

  1. Valeria_rg dijo:

    Excelente crónica de una triste realidad. Quedarse perplejo ante un desastre es un lujo que los gobernantes no deben tener ¿lo entenderán algún día?

  2. Asombro dijo:

    Les, este tipo de tragedias hacen que descubramos cosas que en la “normalidad” de la vida no vemos. Tu texto es un retrato valioso de lo que sucede allá y me pregunto si has buscado mandarlo a editores de Reforma o de algún diario mexicano que estén interesados en publicarlo. Un abrazo.

  3. olga dijo:

    Es increible que el Gobierno de Chile no tenga un plan de contingencia para situaciones de emergencia, con un manual del cortapalo en que cada uno sepa lo que tiene que hacer, de quienes son las responsabilidades de mantenr el orden, el flujo de energía, la distribución de alimentos y agua,, la construcción de caminos y puentes y a la primera señal de alarma estén todos en sus puestos sabiendo con quien coordinarse.
    Es increible que seamos tan, tararantan tan… como para no reconocer que un terremoto con síntomas de cataclismo, produce tsunamis y una devastación que no se resuelve con una Teletón, última ocurrencia del Ejecutivo. Esto nos va a costar el producto bruto de una año, que es un poquito más grande que el 2% constitucional, de modo que no podemos botarnos a dignos si nos ofrecen ayuda.
    La ONEMI parece que solo maneja remedios caseros, con muy buena voluntad, pero no tiene autoridad para manejar saqueos, que todos saben que se producen en estos casos, y que si no se manejan se produce el pánico en la población.
    Y lo primero que uno le pide a un estado, es que sepa manejar el poder que se les ha otorgado para el beneficio de la comunidad. y no esperar que quede el despelote para actuar.
    El gobierno de un país requiere planificación, organización y control Es decir inteligencia y trabajo, Y esto para quienquiera que sea el que gobierna.

    • Leslie Aguirre dijo:

      Concuerdo al cien por ciento contigo. Yo soy extranjera en tu país y me parece que el termometro dice que no tenían un plan de contingencia para estos casos, siendo que es un país muy sísmico. Me quedé con la boca abierta porque esperaba una reacción tipo de primer mundo, porque incluso se habían negado a recibir ayuda del exterior. Eso solo comprueba lo que muchos chilenos dicen: Santiago no es Chile. Yo creo que pensaron que como en Santiago no pasó mucho así iba a ser en todo el país. Qué gran oportunidad tienen los chilenos para reflexionar.

  4. ¡Hola Leslie!

    Soy Nayeli, estudiamos juntas en la ahora UNAM y al leer el publimetro me topé con tu experiencia allá en Chile.

    Gracias a Dios estás bien, me alegra saberlo y te deseo lo mejor. No tengo tu correo electrónico, por eso opté por hablarte por este medio.

    Te felicito por tu trayectoria y ya tienes mi correo personal para platicar más.

    Es en momentos como estos cuando alguien demuestra su calidad humana. Que tu voz en los textos mueva conciencias y encaminen a lo mejor a los chilenos.

    Saludos.

  5. Alberto González dijo:

    Felicidades por la crónica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s