El Triciclo de Ale y sus amigos

Imagen

Foto tomada del sitio musicworldmx.com

En 2011 publiqué en la hoy extinta revista Milenio Semanal una entrevista que hice a Alejandro Preisser y Pedro Krustovsky (cuyo apellido verdadero no sé si algún día sabré), sobre el proyecto que hace cinco años nació gracias a la influenza y el “toque de queda” del que todos fueron objeto en DF. Sin poder salir de sus casas, Alejandro y César García (sax alto y, además, a quien se le ocurrió la idea de armar todo) se dedicaron a componer balcán.

(Paréntesis) Yo estaba en Chile y me tocó que, por mi acento y el ruido de la noticia que llegó hasta aquel país, me preguntaran cada vez que cuánto tiempo tenía de haber llegado, aun cuando ya habían pasado casi dos años de mi residencia ahí como alumna de la Universidad Católica. El acento chilango seguía intacto y se tenían que asegurar de que no los contagiaría de influenza. Recuerdo a un taxista que me dijo al subir “¿es usted mexicana? ¿y la dejaron pasar en el aeropuerto?”… chale. Hasta me entrevistaron en Publimetro Chile por el trato discriminatorio que recibí jaja.

Luego, ya con menos riesgo de morir contagiados, se fueron a tocar a las calles de Madero y Motolinia, en el centro histórico de la Ciudad de México. Una de las primeras canciones de Triciclo se llama Influenza, precisamente en honor a aquella epidemia que, por lo que vi en las noticias sudamericanas, tenía a todos en sicosis. Aquí la grabación de esa rola en Youtube.

Lo demás ha sido reseñado por cientos de publicaciones, incluso extranjeras. El Triciclo Circus Band pasó de las calles a los escenarios y se ha presentado en festivales como el Vive Latino y el del Centro Histórico, este último con 50 mil personas en la plancha del Zócalo en marzo pasado… ya se fueron a Brasil y de gira por varios estados de la república…

…Y el Triciclo sigue pedaleando.

Alejandro es de mis amigos más añejos y fue gracias a él que descubrí que yo podía cantar. Supe lo que es sanar el alma con la música y aprendí de bandas, géneros y cantantes, me atreví a escribir canciones y a escuchar melodías con un oído más “refinado”. Además, los momentos más simpáticos de mi adolescencia los recuerdo en el kiosko de la Moctezuma, donde pasamos horas aprendiendo sus composiciones que, en ese entonces, estaban hechas para Polyethyleno, su primera banda.

Hace cinco años que se embarcó en este proyecto que todos sus fans corean como Triciclo Circus Band y cada vez que hace algo nuevo, como presentar el segundo disco de la banda este 5 de julio de 2014 en el Plaza Condesa a las 20:00 horas (juro que no es comercial… guiño, guiño…), me siento en una nube mezclada de orgullo y alegría. Cuando lo veo, yo veo al amigo que conocí en el kiosko tocando su guitarra, estudiando una carrera que no era para él y que, sin embargo, ponía todo el esfuerzo para hacerlo bien, un amigo que ya tenía un talento para componer, sacar rolas de oído y conmovernos. Yo veo a un Ale que siempre será mi amigo, famoso o no, con banda o no.

Y verlo crecer en la música es un motivo que me gusta compartir con todos. Sé que él piensa que no es para tanto, pero para mí lo es. (Otro paréntesis) Ale: yo creo que la música siempre estuvo en tu alma y ese círculo de sol que te enseñó tu papá cuando niño pudo haber significado nada, o mucho, pero estoy segura de que fue el momento en el que supiste que podías aprender más. Y lo hiciste. Y lo haces. Y vives de ello y tú y el Triciclo hacen felices a muchos. Es, para mí, un motivo que me hace no perder la fe en la humanidad… (leer en tono de drama).

Cuando voy a alguna presentación del Triciclo, me impacto cuando miles de personas corean sus canciones. Siempre me pregunto qué se sentirá. ¿Qué sentirán los Triciclos cuando son testigos de cuánta gente es feliz con ellos? Desde este humilde post, les deseo muchos años de alegrías compartidas, canciones y bailes al ritmo mundial de su preferencia. A todos los triciclos: Luis, Agus, Oscar, Pancho, Eric, César, Gladys, Pedro y Ale: hartas felicidades.

Acerca de Leslie Aguirre

Periodista. Amo los arándanos. Y cantar. Y el teatro... No concibo la vida en soledad, pero la soledad es determinante para una vida plena.
Esta entrada fue publicada en Influenza y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s